Muestra libro de meditaciones de Mari Cruz

miércoles, 25 de febrero de 2009

Camino viejo de Guadiana



¡Que ganas teníamos de poder salir!

Este invierno lluvioso nos ha dado un respiro y hemos podido salir a disfrutar del verdor del campo, que no hubiera sido sin este lluvioso invierno.


Pero hoy, después de mucho posponerlo, hemos salido a recorrer el camino viejo de guadiana.





Hemos cogido las mochilas y la cámara y nos hemos deslizado por la pendiente del camino viejo que llega hasta el río.



El camino viejo, era el camino que antiguamente usaban los vecinos cuando tenían que ir a guadiana para moler el trigo en el molino, con borricos y mulas, como nos contaba Ángel, y después traerlos hasta el pueblo con la harina correspondiente.





El paseo que discurre por camino al principio y según nos alejamos del pueblo se va estrechando hasta convertirse en poco mas que una sendilla solo transitada por los animales, casi siempre bajando hasta encontrarnos con el San Marcos y el Valdehornos, que será finalmente quien no lleve a Guadiana. Y como casi siempre que nos encontramos con arroyos que cruzar, acabamos metiendo los pies en el agua, unos a voluntad propia, otros por capricho del rio que no quiere que nos vayamos sin probar el frescor de sus aguas.





Al final, después de dos horas largas de camino, nos encontramos en guadiana con la merecida recompensa, la merienda que íbamos buscando y los amigos que nos esperaban para traernos de regreso a la civilización, que en este rincón de cabañeros, aún parece civilizada.

Las 7 leyes del éxito, Deepak Chopra